"Ya no tenemos ninguna sensibilidad en absoluto para el honor y para el deber. Lo único que aún sigue sobre la mesa de debates es el estómago. Pero aquél que pone en subasta su honor, ese no tardará en perder incluso su estómago. Y esa es una tardía, pero tanto más cruel, venganza de la Historia”.

Joseph Goebbels.